lunes, 18 de julio de 2011

La novedad de la vida


El indio Rabindranath Tagore suplicaba con estas palabras: “Por favor, no digas “es la mañana” y la descartes asignándole un nombre de ayer. Obsérvala por primera vez, como si se tratara de un recién nacido que no tiene nombre”. Cada día es un nuevo día que nunca ha ocurrido antes. Los niños viven el presente: sus sentidos de la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto están en perfecta armonía con lo nuevo, lo innovador y el ahora.

Si nos concedemos esa licencia, cada día seremos capaces de volver a nacer. Hoy es, al mismo tiempo, la primera y la última vez. Pregúntese: “¿Qué puedo buscar, qué puedo escuchar, qué puedo pensar y qué puedo hacer hoy que no haya buscado, escuchado, pensado y hecho nunca?”. Formúlese estas preguntas cada día en su trabajo, en sus viajes y en sus relaciones con los demás; de este modo se conservará fresco, abierto y, por encima de todo, agradecido. Celebre que está vivo cada mañana al levantarse y desafíese a sí mismo, como lo haría un niño, a experimentar algo nuevo. Hoy puede ser un nuevo empezar.



Robert Holden

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.