sábado, 1 de enero de 2011

Extracto de una entrevista de Iain McNay a Jeff Foster para Conscious TV


¿De modo que tuviste que llegar a un extremo, por así decirlo, para que las cosas cambiasen?

Sí. Ante mí sólo se abrían dos posibilidades, la transformación o el suicidio. No había otra opción.

¡Pero eso suena muy drástico!

Sí. La transformación o el suicidio.

¿Y te viste obligado a decidir?

Parece, a la hora de contarlo, como si tuviese la oportunidad de elegir, pero las cosas realmente no suceden así. Las cosas tenían que suceder del modo en que sucedieron. No hay, en este sentido, ningún posible error. Creer eso es una ilusión. Porque es ahí, en la sensación de ser una persona separada y que puede elegir, en donde se origina todo el sufrimiento, en la sensación de que las cosas podrían haber sucedido de manera diferente. Pero tal cosa implica que eso –lo que ahora mismo está ocurriendo- también sería diferente. Admitir que nada pudo suceder de otro modo es lo mismo que decir que esto es exactamente como tiene que ser y que no podría haber sido de otro modo.

Jeff Foster

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.